'

Los argentinos no quieren a su país

Resultado de imagen para Ricardo Auer

Por Ricardo Auer – Infobae.com

Dentro del gran desorden mundial, el tradicional desorden nacional queda bastante disimulado. Sin embargo hay que tener claro cuáles son los principales vectores portadores de futuros reales, en el contexto global.

El sistema global de poder se sustenta básicamente en los actores principales (USA, China, Rusia y el Poder Financiero, que se mueve en forma independiente) y algunos secundarios (Japón, India, EU, Inglaterra, Israel, Indonesia, Saudiarabia, Turquía, y otros).
Los conflictos del mundo presente se centran principalmente en la disputa tecnológica y en la creación del empleo. Temas como deudas financieras, estados fallidos, globalización, narcotráfico, ideología, ecología, género, migraciones, si bien son de gran importancia, sólo preocupan a algunos países o a los directamente interesados. Pero no son issues trascendentales para los actores centrales. Y bastante poco en muchos de los secundarios. Hay que tener claro estos puntos de referencia para entender desde la óptica global lo que ocurre en nuestro alrededor. Porque considerar que nuestros problemas y conflictos son el ombligo del mundo nos puede llevar a equivocarnos de rumbo, una vez más.
Ninguna ideología puede cambiar el rumbo de la decadencia nacional actual. Ni el liberalismo, ni el marxismo, ni la doctrina justicialista pueden hoy en Argentina cambiar la realidad actual. Pueden servir de base para el análisis y el debate de ideas del rumbo a tomar, de cuáles son las fallas intrínsecas de esta sociedad dividida, con graves niveles de anomia, violencia y maltrato a las mujeres. Pero ese debate, iniciado desde hace muchas décadas ha mostrado que no ha servido para lograr un entendimiento común, una base para modificar conductas ni para aprender de los errores, y tampoco ha servido para encapsular los inmensos problemas que se siguen acumulando cual capas geológicas.
El problema argentino es emocional. Los argentinos no quieren a la Argentina; no …read more

Source:: Desarrollo y Defensa

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close